Una experiencia Ericsson

Trabajar con un equipo de la compañía Ericsson me despertó la curiosidad por conocer a sus fundadores Lars Magnus Ericsson y su esposa Hilda Carolina Ericsson. 

Es poco común oír hablar a un líder o cabeza del equipo en 2020 con tanta naturalidad y énfasis sobre  ÉTICA  como un valor que les define y al que no están dispuestos a renunciar. Hablar de los errores como algo que se permite porque de ahí se aprende o de pedir ayuda cuando se necesita, te devuelve la esperanza en un sector tan competitivo. Me hubiese gustado escuchar la opinión del matrimonio Ericsson, y sobre todo verles la cara que pondrían, sobre sus expectativas cuando empezaron, allá por 1876 con los primeros inventos y lo  que supone un equipo humano de Ericsson buscando las mejores soluciones para dar  servicio a sus clientes y seguir creciendo sin perder sus valores. 

Difícil equilibrio que marca la diferencia con los que trabajan por engullir a cualquier competidor y sacarlos del mercado. 

En esta jornada,su líder, creó las condiciones de confianza , profesionalidad y humanidad desde el principio. El equipo respondió implicándose activamente en descubrir cómo mirar diferente los obstáculos que les frenaban para encontrar soluciones nuevas y ajustadas a su realidad. 

Es necesario disponer de una mente abierta para adentrarte en lo desconocido con curiosidad y criterio. Ellos la tienen, llevan la innovación escrita en la frente. Dejaron su mente a un lado y abrieron la auténtica wifi . Siguieron el proceso que les propuse con curiosidad y honestidad describiendo lo que percibían, expresando lo nuevo que descubrían y buscando entre todos nuevas soluciones a esas nuevas imágenes que obtuvieron. Enhorabuena por un trabajo bien hecho.

Larga vida equipo! 

septiembre 2021
Lun Mar Mié Jue Vie
3031123
678910
1314151617
2021222324
272829301